Tan importante como saber combinar correctamente la ropa o un maquillaje bien hecho es saber transmitir un sentido de la feminidad que ayude a que nuestra imagen resulte creible en quien nos observa. Por muy altos que sean los talones de tus zapatos poco van a ayudarte si andas igualito que Arnold Schwarzenegger, esas diferencias sutiles en el lenguaje corporal pueden arruinar el look más sofisticado y glamuroso. Prestar atención a la forma en que te comportas,  en tus gestos y movimientos te ayudará a transmitir mejor tu feminidad.
Las mujeres caminan de forma distinta que los hombres, son las diferencias anatómicas (menor altura, centro de gravedad más bajo, estructura osea de las cadera diferente, etc) las responsables de que a ellas les resulte natural andar así y que a nosotras nos obligan a tener que variar la forma en que lo hacemos para imitarlas.

En el andar masculino el centro de gravedad está a la altura del estómago, las mujeras lo tienen en la pelvis, para bajarlo un poco simplemente saca culete.
Balancea las caderas al caminar, no los hombros. Esta es quizás la mayor diferencia entre hombres y mujeres. Ellos lo hacen manteniendo las caderas fijas y moviendo los hombros, ellas en cambio mecen las caderas. Debes alternar la cadera que mueves hacia fuera con la pierna que avanzas: cuando adelantes la pierna derecha deberas desplazar la cadera hacia la izquierda. Tal vez este vídeo pueda servir para  ilustrarlo:


Muévete más lentamente, intentando no transmitir una sensación de energia ni fuerza sino gracia y flexibilidad. Las posturas rígidas te haran parecer más varonil.
Procura mantener el brazo (entre el hombro y el codo) pegados al torso y oscilar únicamente el antebrazo. Los hombres acompasan sus andares moviendo los brazos desde el hombro, siempre rectos y estirados doblando poco el codo mientras las mujeres, por lo general, mantienen mucho más estática la articulación del hombro y por el contrario el balanceo es mucho mayor a partir del codo. Para practicar, simplemente cuelgate un bolso del codo y mantén ese antebrazo inmovil y flexionado 90º a la altura de la cadera mientras mueves el otro.
Camina siempre con el cuerpo bien erguido y vertical, con los hombros hacia atrás y lo más bajos posible. Así disimulas un poco el impacto visual de tus hombros más anchos que los de ellas.

Puedes intentar andar como las modelos poniendo un pie delante del otro al dar el paso aunque eso puede resultar demasiado afectado y fuera de lugar si lo haces en la calle, en cambio en una situación más íntima andar así lentamente te hará parecer terriblemente seductora. Como en todo en esta vida deberás procurar un equilibrio en el que te sientas cómoda sin llegar a resultar afeminada (o sí, si esa es tu opción).
Con un poco de práctica, caminar de una manera femenina se convertirá en segunda naturaleza.

CONSIGUE UN 10% DE DESCUENTO

AL DARTE DE ALTA EN LA LISTA DE CORREO DE LA.TRANS.TIENDA

 

¡Ya casi estás dentro! Ahora ve a tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción con el correo que te llegará. Puedes usar tu código ahora mismo para tener un 10% de descuento: DESCUENTO10

Pin It on Pinterest

Share This

Compartir

¡Compártelo con tus amigos!