La leyenda de la teta voladora.

No sé si alguna vez he contado aquí la historia de aquella chica trans que se subió en la montaña rusa. Llevaba unos rellenos de silicona para el pecho, dentro del sujetador, sin pegamento, y en una de las vueltas de la montaña rusa, uno de ellos salió volando y fue a parar a doscientos metros de allí, a los pies de un señor calvo que se quedó anodadado al ver que, aunque el cielo estaba despejado, estaban lloviendo tetas. Menos mal que no le dio, porque una teta de silicona de 600 o 700 gramos lanzada a gran velocidad, debe hacer daño seguro (por muy blanditas que estén). A mi amiga le dió tanta vergüenza ir a reclamar su seno, que finalmente lo dió por perdido, y se marchó a casa con uno solo (digo yo que, por aquello de la simetría, lo guardaría en su bolso).

Para evitar este tipo de cosas, sin renunciar a las montañas rusas, algunas chicas encuentran muy útil utilizar un adhesivo médico que las mantenga en su sitio sin irritar su piel, y sin generar residuos tóxicos que puedan absorver a través de la piel. Uno de los más populares el es pegamento Hollister 7730, que, incluso siendo el que da mejores resultados, a unas personas les sirve y a otras no, dependiendo del tipo de piel. Eso sí, a las personas a las que les sirve, les va muy bien.

Utilizar el pegamento de la manera correcta ayuda a que sea mucho más eficaz. Para que el efecto sea máximo, hay que rociar una capa fina sobre la superficie a pegar, esperar 5 minutos, y rociar con otra capa igual. Luego, hay que esperar otros cinco minutos y finalmente colocar sobre la piel limpia, y, a ser posible depilada. Aún así, a mí personalmente la sujección me dura 10 minutos como mucho, y ni soñar con que el relleno o prótesis se sujete sin usar ninguna prenda de ropa…

¿Cómo quitar el pegamento?

Alguna vez me han preguntado qué pasa si luego no te puedes despegar los senos, y seguro que alguna ya está viendo las páginas interiores de un periódico, con el titular “travesti va a urgencias para que le despeguen las tetas de silicona”. Con foto de su cara, bien visible, y chistecitos incluidos en el artículo. También es posible que se imaginen al día siguiente yendo a trabajar, con todas las miradas clavadas en esos bultos sospechosos que se adivinan bajo la ropa…

Tranquila, que no cunda el pánico. Eso nunca ha pasado. El pegamento Hollister se puede quitar con más o menos facilidad, usando agua caliente y jabón. Puede que te cueste un poco de trabajo, pero después de unos minutos en la ducha, el problema estará resuelto sin necesidad de tener que llamar a ningún médico.

El auténtico problema es ¿Cómo quito el pegamento de los rellenos? Por una parte, hace falta un producto de limpieza que sea barato, fácil de encontrar, y seguro de utilizar para la salud. Por otra parte, conviene que no estropee los rellenos, es decir, que limpie únicamente el pegamento sin disolver el recubrimiento de tus senos.

La solución nos la trae Eva, experta en materiales de uso industrial, que, tras probar con distintos productos limpiadores ha descubierto que el producto ideal para limpiar el pegamento es… elaguarrás o esencia de trementina.

Este producto, al alcance de cualquiera en una ferretería o droguería, limpia fácilmente el adhesivo sin atacar al poliuretano de los rellenos.

Nos advierte Eva que para su uso debemos tener las siguientes precauciones: usadlo en un lugarventilado, con buena luz (para que no acerqueis la cara al relleno y esteis respirando vapores), y con guantes de latex si los podéis conseguir. El aguarrás no es bueno que toque la piel y como arrastrais pegamento se os quedan pegajosillas si no os poneis guantes.

Y sobre como usarlo: Con un algodoncito, bien algodón normal bien disco desmaquillante (son muy útiles para esto), lo humedeceis con aguarrás y lo aplicais sobre el relleno frotando haciendo circulitos, poco a poco el pegamento se ablanda y se va quedando en el algodón. Si teneis una capa muy gruesa de pegamento y quereis acelerar la cosa usad una cucharita para raspar suavemente el pegamento ablandado.

Cuando acabéis de limpiarlos con el aguarrás, lavadlos bien con agua y jabón, para que se les vaya el olor a aguarrás, para no ir luego oliendo a pintor, y también para evitar manchar luego el sujetador.

¡Si te ha gustado, compártelo con tus amigas!

CONSIGUE UN 10% DE DESCUENTO

AL DARTE DE ALTA EN LA LISTA DE CORREO DE LA.TRANS.TIENDA

 

¡Ya casi estás dentro! Ahora ve a tu bandeja de entrada y confirma tu suscripción con el correo que te llegará. Puedes usar tu código ahora mismo para tener un 10% de descuento: DESCUENTO10

Pin It on Pinterest

Share This

Compartir

¡Compártelo con tus amigos!